¿Quién diría que la Equinoterapia podría ser la respuesta para hacer frente a los síntomas de la enfermedad de Alzheimer? Un nuevo estudio dice que pasar tiempo con los caballos podría proporcionar un alivio muy necesario a quienes padecen demencia, ayudándolos física y mentalmente.

Mientras que la enfermedad de Alzheimer se asocia más comúnmente con la pérdida de memoria, a menudo va acompañada de cambios de personalidad, como irritabilidad y abstinencia, que son el resultado de cambios cerebrales debido a la enfermedad y la frustración de la pérdida de memoria.

Los centros de atención mantienen a los pacientes ocupados con ejercicios sencillos, manualidades y otras actividades. Por eso, algunos investigadores de la Universidad de Ohio se dispusieron a ver si la Equinoterapia podría tener un efecto positivo en el estado de ánimo de quienes la padecen. Se asociaron para ellos al National Church Residences Center for Senior Health en Columbus, Ohio, y reclutaron a 16 pacientes para un breve estudio.

Una vez a la semana, durante un mes, la mitad de los pacientes visitaría el Centro de Equinoterapia Field of Dreams y pasaría tiempo con los caballos. El resultado fue simplemente asombroso.

“La experiencia reveló que inmediatamente la Equinoterapia mejoró sus estados de ánimo y vimos una conexión increíble con los animales que llevó a reducir sensiblemente el comportamiento negativo de los pacientes”, dijo la autora del estudio, Holly Dabelko-Schoeny. Después de las visitas al centro de equinoterapia, los pacientes no oponían ninguna resistencia a las actividades que les eran propuestas ni tenían problemas en realizar tareas que requerían de ellos más esfuerzo que las habituales. Además, tendían a agitarse menos. Incluso los pacientes que normalmente se mantenían al margen de cualquier actividad comenzaron a mostrar un interés activo por los caballos y se mantuvieron comprometidos durante las visitas.

En el transcurso de un mes, el grupo que visitó el centro de equinoterapia mostró mejoras en los comportamientos y reducción de demencia en comparación con los que no lo hicieron. Una ventaja adicional fue que las visitas hicieron que los pacientes se levantaran y se movieran, incluso si por lo general eran reacios a hacerlo.

También se ha demostrado que otros animales ayudan a los pacientes de Alzheimer. Un estudio de la Universidad de Nebraska encontró que pasar tiempo con los perros de terapia ayudó a los pacientes a lidiar con la agitación y agresión que acompaña a la enfermedad, conocido como síndrome de la puesta del sol.

Dado que no existe una cura para el Alzheimer, los investigadores dicen que el enfoque debe estar en hacer la vida más fácil para los pacientes y sus familias. “Nos enfocamos en el ‘ahora’. ¿Qué podemos hacer para que se sientan mejor y disfruten ahora mismo?”, Dijo Dabelko-Schoeny. “Incluso si no lo recuerdan más tarde, ¿cómo podemos ayudar en este momento?”